A diferencia de Half Life: Source, lo que nos llega ahora es una reedición completa del juego original. No se trata solo de poner las texturas antiguas, retocar la iluminación y subir la resolución. El trabajo ha llegado a infinidad de detalles, aunque Black Mesa mantiene muy bien el espíritu original. Están presentes las mismas trampas, momentos de tensión o situaciones en las que cuesta saber por dónde tirar.

El trabajo con los entornos roza lo enfermizo. Botoneras muy detalladas, rayos y explosiones totalmente nuevas, salas en las que apenas cabe un elemento más... sin embargo, el resultado no es todo lo homogéneo que cabría esperar. En este tipo de detalles se aprecia que no estamos ante un juego comercial, sino una iniciativa de aficionados. Una vez asumido esto, solo hay que dejarse llevar por el esfuerzo que muestra en los personajes. Sus historias, charlas fuera de cámara o lo que les pasa, de repente, consiguen que vivamos una historia de lo más interesante. Una que se debe vivir con atención y cierta relajación, al menos en los momentos que lo permitan.


Tutorial / Requisitos 

Requisitos mínimos:
Sistema operativo: Windows 7 (32/64-bit)/Vista/XP o SuperiorProcesador: 1.7 GHz procesador o superiorMemoria: 2 GB RAMTarjeta gráfica: NVIDIA GTX 500 series o equivalenteDirectX: Version 9.0cNetwork: Conexión a Internet de banda anchaDisco duro: 13 GB de espacio libre
Requisitos recomendados:Sistema operativo: Windows 7 (32/64-bit) o SuperiorProcesador: Pentium 4 procesador (3.0GHz, o superior)Memoria: 4 GB RAMTarjeta gráfica: NVIDIA GTX 650 series o equivalenteDirectX: Version 9.0cNetwork: Conexión a Internet de banda anchaDisco duro: 20 GB de espacio libre